¿Qué es ser periodista? ¿Qué es el periodismo?

Cuando esto del periodismo empezó, periodista era quien escribía regularmente en un medio de información. Después se afinó un poco la cosa y periodista era quienes escribían regularmente en un medio y daban cuenta de lo que sucedía en un lugar y era importante  para los demás. Después se afinó  aún un poco más la cosa y periodista era  quien trabajaba en un medio, para dar cuenta de lo que sucedía en algún lugar, era importante para los demás y lo hacia con el uso de una serie de técnicas que permitían a quienes consumían información informarse más eficazmente.

Finalmente hoy en día se le llama periodista a cualquiera que con una serie de técnicas elabore información para ser consumida. No importa desde dónde lo haga: un medio de comunicación, una agencia de RRPP, un ministerio, una ONG mientras lo haga con regularidad y con ésta serie de tècnicas ¿Pero es verdad que todo eso es periodismo? ¿Es verdad que quien lo hace es periodista?

Yo pienso que no.

Y pienso que no, porque importa y mucho el lugar  desde dónde se escribe. Desde una agencia de RRPP no se hace periodismo, aunque se le pueda parecer pues se trata de promover una marca, un estilo, una empresa. Lo mismo puede decirse de quienes trabajan para un ente del Estado como funcionarios. Desde allí lo que se trata de hacer es comunicación política, propaganda para decirlo más claro, porque la postura de quién escribe desde allí es la de promover, destacar las acciones del  gobierno de turno. Ni cuando se habla de marcas, ni cuando se habla de la acción de gobierno se pretende mostrar la otredad, se pretende convencer. Cuando yo trabajo desde una ong, lo que pretendo es convencer, darle herramientas a la opinión pública para que asuma el discurso de DDHH y lo use.

Yo , lo tengo clarísimo, no hago periodismo. Lo mío es hacer netwar.

Por supuesto que desde los medios del Estado se puede hacer periodismo, cuando existe algo si quiera parecido a la tv de servicio público.

No, no se tata que los medios o los periodistas si sean puros.
Nada de eso, pero si tienen la pretensión de informar tienen que dar distintas versiones. En las versiones y en las concurrencias de esas versiones es dónde está la veracidad.

Para mí el periodismo tiene sobre todo dos razones:
Vigilar el poder y mostrar la otredad para comprenderla. Casi todo lo demás que quede fuera de eso no es periodismo. Pueden, si quieren, hacer la prueba. Por supuesto tampoco son muy periodistas los periodistas de economía, por citar una fuente, que se mimetizan ideológicamente sin cuestionarse nada. Cuándo solo se reporta una versión se le hace tan flaco favor al periodismo como cuando se hacen notas empiezan y cierran con comillas.

¿Es el periodismo una forma de propaganda como afirma Chomsky? Puede llegar a serlo (aunque diría más bien que la propaganda puede querer tomar forma de periodismo), pero yo diría (de la mano de Morin) que la concurrencia informativa hace la diferencia.

 

 

 


 

 

 

Anuncios

Mi primera vez con Storify

Al menos la primera vez contando algo informativo. Con anterioridad había probado contando mi vida . Como cada mañana en la oficina revisaba twitter, via Cotweet. Primero si alguien nos había mencionado y luego que decían las ong de la lista. A esa hora, tipo nueve aeme, Conflictove suele ocupar buena parte de ese timeline. Y así era. Destacaban los RT que ya para ese momento hacia de @clavelrangel, que además publicaba fotos.  Eran como diría Walter Martínez, “acontecimientos en pleno desarrollo”.

Clavel, para el equipo de Provea no es cualquier periodista es una a la que le seguimos el trabajo y con quien mantenemos contacto. Siendo la periodista que cubre la fuente laboral en el Correo del Caroní, es alguien que para nosotros es fuente confiable de lo que pasa en Guayana en esa materia. Así que  me puse en alerta. Una pelea entre sindicalistas no es exactamente la vulneración de un derecho laboral pero si alertaba sobre la creciente conflictividad laboral aupada por la polarización del país.

La nota la empecé a armar pasado el mediodia. Cerca de las tres de la tarde estuvo lista. Pero me encontré con un problema por alguna eztraña razón al tratar de insertar el articulo de Storify en la web de Provea no se podía. Pasaban los minutos y tenía que decidir. Luego de todo el tiempo  que pasé organizando los tweets, los videos y  encontrando una idea que respaldara  y le diera el contexto al problema no podía publicarla en la web de Provea. Así que opté por hacerlo directamente desde mi Storify y promoverla desde el tweeter de Provea. No era en realidad la primera vez que hacia algo así porque  varios videos de You tube los promovemos desde allí antes de ser publicdos en la página, pero no era común que se hiciera desde el canal personal de alguien. En este caso el mio.

Lo publiqué cerca de las 3: 30 de la tarde. Pero fue luego de William Echeverría y después Conflictove lo retuitearan cuando se generó más tráfico hacia el artículo. A esta hora, según Bitly  ,se han hecho 94 clicks al menos desde el enlace original. Pero me llama la atención que solo el 37 por ciento ha accedido a través de tuiter. En resto según dice Bitly, lo ha hecho directamente. 17 tweets, 8 compartir,9 me gusta, y 4 comentarios es lo que ha generado. Por otro lado Storify también tiene sus números que  a esta hora son: 170 vistas, 141 de ellas en la historia publicada original en Storyfi, 11 en éste blog y 18 vistas desde el sitio de Provea.  No me parecen malas cifras para una historia. Sabré la próxima semana si la historia impactó en el promedio de 600 visitas diarias que solemos tener.

Uno de los errores que cometí al enviar los tweets fue no haber usado el hastag FMO que Clavel Rangel estuvo usando todo el día. Es posible que eso hubiese ayudado más a la propagación de la historia.

La tentación con Storify fue contar la historia de manera cronológica. Habrá que ver como funciona hacerlo con piramide invertida. Pero era una historia que casi tocó escribir sobre la marcha.La herramienta es realmente fácil de usar si uno tiene un panorama previo de dónde pueden estar fuentes de interés. Evidentemente a mi no me interesaba lo que dijera cualquiera, sino alguien quien por su trabajo pudiera para mi tener credibilidad. En este caso las fuentes fueron Clavel Rangel, Ramsés Siverio, Globovisión y VTV, estos últimos a través de La Patilla que era quienes tenían las capturas.

Uno tiene que tener cierta pericia para poder conectar las distintas fuentes y lo que cuentan de la historia. Se trata claro, del periodista como explorador para que otros puedan ver a través de lo que uno selecciona.  ME sentí más como si estuviera editando un video que como si estuviera escribiendo. Pero para que esto quede bien debe tener algo más de contexto. Pero si que impresiona como se puede construir la historia chupando de las diversas fuentes. No pude por cierto “chupar” del RSS de El Universal que parecía no estar actualizado al compararlo con su primera página.

Listo para contar mejor la historia  la próxima vez.

 

 

 

 

 

Libro en PDF : El Periodismo y yo

 

Los siguientes textos fueron publicados en su mayoría en el transcurso de 2007 cuando estaba por cumplir 15 años haciendo periodismo y que me pagaran porello. Algunos antes, otros pocos después, pero  forman parte de mi reflexión sobre el periodismo y la producción editorial. Reflexión que de manera dispersa compartí en mi blog, en sus distintas reencarnaciones, y quiero ahora juntar para compartir. Los textos tienen ese estilo dialogante e informal debitácora personal que no he querido cambiar y mantienen el calor con el quefueron escritos. Espero que los disfruten y sean también de utilidad para quiéneslos lean.
La reflexión que abarcan estos textos proviene sobre todo de intentos  editoriales y largas conversaciones sobre el tema  con amigos desde los años noventa. Algunos de esos complices han sido Manuel Guzmán sempiterno editor de Letras, el periódico universitario y en donde tuve la oportunidad de aprender y explorar muchas cosas; Maria Alejandra Escobar, madre de CCS semanario de entretenimiento y también co editora de Letras y con quien conversé muchas de estas cosas y a las que ella contrastó o aterrizó de forma práctica; también Ytaelena López, mi primera socia para mi primera empresa de un proyecto editorial que si bien no cuajó si tuvimos que  pensar y ese proceso aprendimos.  Más recientemente estas conversas fueron con Héctor Mazarri y con mi esposa Isabel Guerrero, quien me enamoró y me apasionó con su idea de relanzar El Imparcial, el diario de su padre, decano de la prensa de Aragua, como semanario y que luego se han mantenido para echar adelante  uno de nuestros proyectos pausados: Postdata.
Seguro me dejo algunas cuantas conversas por fuera, pero ni modo.
Por supuesto para estas reflexiones fueron importantes dos medios en los que si bien no participé me sirvieron de referencia por sus aciertos y errores. Hablo de Urbe en los tiempos de Adriana Lozada y  Carlos Lizarralde y también de En Caracas una de las mejores revistas urbanas que hemos tenido.

El nuevo diario El Mundo Economía y negocios llegó con todos los periquitos

escanear0003

El nuevo diario El Mundo es hermoso, atractivo, tiene multiples entradas para cada nota, los textos están bien despiezados e invitan por todos lados a ser leídos. Es, creo, un diseño de casa de la mano de Carmen Riera y su equipo.

La mayoría de los textos no están escritos en el lenguaje criptico de los periodistas que se la dan de economistas sino de manera mucho más clara y eso creánme se agradece.

La tipografía para los títulos me gusta. Es  una romana cuyas serif parecen casi unidas. Se ve mejor eso sí cuando la usan light y no en negritas en las que parece montarse alguna letra sobre otra y no mantiene las proporciones de interletrado.

Me pareció un buen atrevimiento el que se usara una palo seco  delgada  para el nombre de la cabecera. Eso recuerdo haberlo visto en el diario de Lanata Crítica de la Argentina y en su momento me gustó . Me gustó aun más el uso de una imagen de fondo vinculada a una noticia pero sobre todo como fue usado en su primer dia. Es decir con EL sobre un rectangulo de  fondo anarajado con los datos del periódico, MUNDO en letras blancas y con la imagen detrás. Y me gusta así por que EL anaranjado ayuda a resaltar el nombre , a posicionarlo. Luego he visto como mueven el nombre por toda la imágen que tienen al fondo lo que de verdad no me termina de convencer porque la imagen de fondo termina por comerse visualmente al nombre del periódico.

Me gusta que rescaten una buena ilustración para la portada cosa que hace Tal Cual pero sobre todo hacia Economía Hoy el diario de los Di Mase (Con Eneko, Peli) que para mi fue una de las mejores propuestas periodísticas de Venezuela.

Me gusta la contraportada que parece apuntar a la publicación de perfiles una de las dos o tres cosas que se suelen publicar en las contraportadas pero que en Venezuela no me parece que sea demasiada costumbre, es algo que a mi me gusta y que me recuerda a uno de mis diarios preferidos Liberation, que suele tenerlas en la contratapa.

La página dos  es de esas de lectura rápida de tips, subibaja, entrevista corta y la caricatura de Edo que sin duda está muy bien y que contrasta con las 4 y 5 que son las páginas de perspectivas y de reportaje de fondo.

Se extraña un poco alguna sección de Economía personal pero puede ser que sea semanal  y no hayamos llegado al dia de la semana de su publicación.

Ojalá que los tiempos interesantes que vivimos, le den larga vida al periódico.

En todo caso felicitaciones al equipo de El Mundo.

Actualización 06/04/09:

Pues no, el diseño no es de Carmen Riera y su equipo como supuse ante la falta de autobombo. Es del español Javier Errea el mismo que hiciera el premiado diseño de El Economista en es España.
Lo leo en Cuatrotipos.
http://cuatrotipos.wordpress.com/2009/04/29/microposting-ii-errea-y-el-mundo-de-caracas/

La prensa en crisis ¿cuál será su futuro?

La pregunta que aún me parece sigue sin responder es ¿cuál es el modelo a seguir? Tanto para el periodismo como para el negocio editorial.Todo ese periodismo de tendencias que se puso muy de moda de los setenta para acá puede ser muy bien cubierto por blogs de individualidades o de pequeños colectivos (como bien demuestra la red hipertextual o weblogs SL,por ejemplo).Las columnas de opinión y de breves políticos también pueden ser cubiertas comodamente por blogs o micrositios. Pero me pregunto, ¿qué pasa con ese periodismo vigilante del poder, de investigaciones prolongadas y costosas? Es verdad que viene siendo un bien escaso en la medida que las crisis han afectado a los medios (y también los oligopolios comunicacionales, hay que decirlo), pero no por eso deja de ser necesario y además útil para el debate que debe haber siempre sobre la cosa pública y su uso.La inmediatez no es en realidad buena consejera para el periodismo.Puede que los tubazos sean buenos para el negocio pero no necesariamente lo son para la información misma.La información que se publica en la red es con frecuencia una secuencia de hechos a la que les falta el contexto ( y si, es verdad uno puede conseguir sitios en los cuales proveerse ese contexto pero es mucho más complejo entonces acceder a la información).

Personalmente creo que hay dos cosas que le han hecho mucho daño a los medios de comunicación: los oligopolios mediáticos y el hacerle demasiado caso a los expertos en mercadeo. Y es que cada vez más los medios se parecen y para colmo si no se parecen los expertos en mercado dicen que se deben parecer. Los medios han perdido en buena medida personalidad y eso claro los ha hecho más inútiles.Todos tienen contenidos parecidos, secciones parecidas , responden a perfiles parecidos y son diseñados por gente con nociones parecidas. Y en consecuencia tienen menos interés. Lo que ha pasado con los medios impresos ( y tradicionales) es que si en general dicen lo mismo que la información que se puede conseguir de manera gratuita ¿a quién van a interesar?

Está de cajón lo que voy a decir: los medios deben cada vez más apostar por un perfil propio, que responda a parte de sus lectores que no compita con internet y  en la que los periodistas más que informadores de “la verdad” de los acontecimientos  se conviertan en el hilo de Ariadna de la información.

Pero esto tiene varios problemas, en primer lugar que estoy seguro que son pocos los periodistas que tienen esa capacidad, las escuelas de comunicación forman pero no para eso.

Otro problema es más bien social y es que no deja de ser importante la existencia de medios que homogeinicen el debate público que nos permita tener puntos de partida común en medio de las diferencias y la tendencia va justo en el sentido contrario . Con todo, un medio que se ocupe de los grandes temas, de manera no necesariamente noticiosa sino interpretativa o incluso prospectiva, que tome en cuenta a sus lectores también para la elaboración de información, que se convierta en el nodo de una red (y del debate) y deje de ser un periódico sabihondo por si mismo sigue siendo más que necesario indispensable. Y sospecho que para éste tipo de cosas están más preparadas las revistas de información general que los diario. Lástima qu en éste país no tenemos revistas de información general (excepto la Zeta de Poleo que yo recuerde).

El periodismo y yo. El periodismo alternativo.

¿Qué demonios es el periodismo alternativo? ¿Existe? ¿Con qué se come? Se supone que en Letras hacíamos periodismo alternativo. Yo he dictado talleres de periodismo alternativo y comunitario. Es un tema que me apasiona pero en el que cada vez creo menos. Si me preguntan prefiero hoy en día el periodismo sin apellidos. Y es que al periodismo alternativo se le puede definir por su mirada a las cosas que generalmente los grandes medios no ven, por que su agenda de temas de interés es diferente. Pero con frecuencia mucho de ese llamado periodismo alternativo es un periodismo sesgado, interesado, sin el menor interés de informar equilibradamente (aquí un punto importante para mi: si no hay equilibrio no es periodismo sino propaganda). Pero por si fuera poco, este periodismo que se llama a si mismo alternativo es elaborado generalmente con los mismos criterios discursivos del periodismo tradicional por lo que aun cuando la agenda de temas sea diferente en el fondo lo que hace es legitimar el sistema establecido y no uno diferente. Así que de alternativo tiene más bien poco. Aclaro que yo si creo en el periodismo con posición, pero que incluso teniendo posición debe tener el equilibrio de creer a sus lectores lo suficientemente inteligentes como para dilucidar por si mismos lo que se les cuenta de la realidad. Muchos de los temas de ese periodismo alternativo de los años sesenta y setenta fueron incorporados a la agenda de los medios de las décadas subsiguientes: los temas de tribus urbanas, de ecologismos, de derechos de genero, derechos humanos o consumo cultural son corrientemente leídos en la prensa tradicional. Es más, el capitalismo ha sabido absorberlos tan bien (lo cual sinceramente no creo que sea malo al contrario) que hoy en día son secciones fijas de un periódico (primero fue el periodismo cultural, luego el de tendencias). Quiero volver a insistir en que buena parte del periodismo alternativo es legitimador de discursos. Y es que mientras no se escriba de manera diferente lo será. No se trata de sustituir las “q” por las “k” sino de algo mucho más complejo, de cómo sustituir la prominencia individual que se usa en los textos tradicionales por una más bien colectiva por ejemplo (en otras palabras sustituir el quién por el quienes), se trata también de cambiar la jerarquización de la información e incluso la manera de leer una nota (lead-cuerpo-cola). Esto último es si se quiere con lo que más se ha experimentado y ha dado los buenos resultados que conocemos como Nuevo periodismo, periodismo gonzo o como lo quieres tú llamar. El gran problema que se tiene es desde luego que tenemos a los lectores acostumbrados a una manera de decodificar los textos periodísticos por lo construir el discurso de una manera diferente pasa por tener lectores más arriesgados, inconformes que se atrevan a cambiar sus maneras de ver y comprender. El periodismo hiperlocal es otra cosa. Creo que es importante y necesario que las gente esté informada sobre su entorno para que pueda defenderlo, protegerlo, mejorarlo y sobre todo compartir con el otro. Pero este tipo de periodismo responde a las mismas prácticas del periodismo tradicional solo que con una agenda diferente. Sobre el llamado periodismo ciudadano, abierto o de construcción colectiva creo que puede llevar el nombre de periodismo siempre que cumpla ciertos criterios del oficio. Sino termina más bien siendo contraloría social o simplemente chisme. Pero lo que si me interesa del periodismo de construcción colectiva es su poder para ser supervisor y desligitimador del poder de los medios tradicionales. Aunque cuando de periodismo ciudadano se trata yo me siento bien cercano al modelo híbrido del Oh my news coreano. Y antes que salte la pregunta para mi los blogs (entendidos como bitácoras) son espacios de opinión en ocasiones muy bien informada y fundada, necesarios como las buenas columnas de opinión que muchos admiramos o hemos admirado. Los blogs como herramienta técnica desde luego pueden ser usados para cualquier cosa, un buen cuento, persuasión comercial, opinión cercana, paraperiodismo etc.

El periodismo y yo. El periodismo alternativo.

¿Qué demonios es el periodismo alternativo? ¿Existe? ¿Con qué se come? Se supone que en Letras hacíamos periodismo alternativo. Yo he dictado talleres de periodismo alternativo y comunitario. Es un tema que me apasiona pero en el que cada vez creo menos. Si me preguntan prefiero hoy en día el periodismo sin apellidos. Y es que al periodismo alternativo se le puede definir por su mirada a las cosas que generalmente los grandes medios no ven, por que su agenda de temas de interés es diferente. Pero con frecuencia mucho de ese llamado periodismo alternativo es un periodismo sesgado, interesado, sin el menor interés de informar equilibradamente (aquí un punto importante para mi: si no hay equilibrio no es periodismo sino propaganda). Pero por si fuera poco, este periodismo que se llama a si mismo alternativo es elaborado generalmente con los mismos criterios discursivos del periodismo tradicional por lo que aun cuando la agenda de temas sea diferente en el fondo lo que hace es legitimar el sistema establecido y no uno diferente. Así que de alternativo tiene más bien poco. Aclaro que yo si creo en el periodismo con posición, pero que incluso teniendo posición debe tener el equilibrio de creer a sus lectores lo suficientemente inteligentes como para dilucidar por si mismos lo que se les cuenta de la realidad. Muchos de los temas de ese periodismo alternativo de los años sesenta y setenta fueron incorporados a la agenda de los medios de las décadas subsiguientes: los temas de tribus urbanas, de ecologismos, de derechos de genero, derechos humanos o consumo cultural son corrientemente leídos en la prensa tradicional. Es más, el capitalismo ha sabido absorberlos tan bien (lo cual sinceramente no creo que sea malo al contrario) que hoy en día son secciones fijas de un periódico (primero fue el periodismo cultural, luego el de tendencias). Quiero volver a insistir en que buena parte del periodismo alternativo es legitimador de discursos. Y es que mientras no se escriba de manera diferente lo será. No se trata de sustituir las “q” por las “k” sino de algo mucho más complejo, de cómo sustituir la prominencia individual que se usa en los textos tradicionales por una más bien colectiva por ejemplo (en otras palabras sustituir el quién por el quienes), se trata también de cambiar la jerarquización de la información e incluso la manera de leer una nota (lead-cuerpo-cola). Esto último es si se quiere con lo que más se ha experimentado y ha dado los buenos resultados que conocemos como Nuevo periodismo, periodismo gonzo o como lo quieres tú llamar. El gran problema que se tiene es desde luego que tenemos a los lectores acostumbrados a una manera de decodificar los textos periodísticos por lo construir el discurso de una manera diferente pasa por tener lectores más arriesgados, inconformes que se atrevan a cambiar sus maneras de ver y comprender. El periodismo hiperlocal es otra cosa. Creo que es importante y necesario que las gente esté informada sobre su entorno para que pueda defenderlo, protegerlo, mejorarlo y sobre todo compartir con el otro. Pero este tipo de periodismo responde a las mismas prácticas del periodismo tradicional solo que con una agenda diferente. Sobre el llamado periodismo ciudadano, abierto o de construcción colectiva creo que puede llevar el nombre de periodismo siempre que cumpla ciertos criterios del oficio. Sino termina más bien siendo contraloría social o simplemente chisme. Pero lo que si me interesa del periodismo de construcción colectiva es su poder para ser supervisor y desligitimador del poder de los medios tradicionales. Aunque cuando de periodismo ciudadano se trata yo me siento bien cercano al modelo híbrido del Oh my news coreano. Y antes que salte la pregunta para mi los blogs (entendidos como bitácoras) son espacios de opinión en ocasiones muy bien informada y fundada, necesarios como las buenas columnas de opinión que muchos admiramos o hemos admirado. Los blogs como herramienta técnica desde luego pueden ser usados para cualquier cosa, un buen cuento, persuasión comercial, opinión cercana, paraperiodismo etc.

El periodismo y yo. Crear un proyecto editorial.


A mi no solo me gusta escribir, informar o echar el cuento sino que también disfruto desarrollando proyectos editoriales. Podría poner a contarme aquí los fanzines que hacía de chico, que vendía a los amigos, que distribuía en 10 liceos de Caracas y cuya concepción fueron en buena parte mi responsabilidad. Pero no me iré tan atrás pues estos cuentos y reflexiones de “el periodismo y yo ” son sobre mis primeros quince años cobrando por escribir. Así que tengo que contar que mi gran escuela en esto de crear publicaciones fue Letras el periódico universitario. Y es que aunque cuando yo llegué el periódico ya estaba creado, se trataba ( y se trata aunque ahora menos) de un medio que siempre convirtió su experimentalidad en una constante ( para bien o mal es un debate que dejo para otro momento o lugar). A los pocos meses de estar allí me encomendaron a mi y a dos compañeros más crear El Sordo, encarte musical culturoso. En Letras también me tocó inventarme algunas otras ideas como un encarte juvenil que finalmente nunca salió pero se suponía una separata en un formato más dinámico y coleccionable, también me inventé (sobre el papel) una revista de música y otra que tenía como eje las diferencias, la pluralidad y pensaba que su ámbito podía estar vinculados con las ONG y en general con la gente interesada en transformar el mundo.Aquél proyecto se llamaba Babilón (no Babilonia, no Babylon, no Babel ). Una revista para el mundo homosexual venezolano fue una idea que manejamos una amiga y yo. Ese tipo de revistas se multiplicaban en el mundo anglosajón y en España (Zero, empezaba a salir) además una web gay venezolana era ya entonces una referencia para la comunidad latinoamericana. Pero consultando a amigos homosexuales nos dimos cuenta que no habría suficientes venezolanos dispuestos a salir del closet para comprar una revista.

Crear un proyecto editorial pasa por hacerse un montón de preguntas. La primera de todas es: ¿con quién cuento? La segunda ¿con qué cuento? La tercera: ¿a quien va dirigido? ¿con que periodicidad? La cuarta: ¿cuánto se del tema? Creo que todas las demás preguntas y respuestas se desprenden de estas primeras cinco. Vamos una por una:

1)¿con quién cuento?
Esta pregunta incluye socios, posibles periodistas, fotógrafos y diseñadores que se puedan ganar para el proyecto.Necesitas cómplices. A mucha gente le puede parecer maravillosa la idea de lanzar una publicación y de buenas a primeras pueden decir que si pero se trata de descubrir con quien se cuenta de verdad, verdad. Preferiblemente en el caso de socios de gente que se complemente.

2¿con qué cuento?
Con qué capital, con qué equipos. Conocer tus limitaciones puede hacerte más creativo. Y la creatividad te puede hacer destacar.

3)Quién quieres que lea la publicación, pero también quien esperas que anuncie.
Nos guste o no las dos cosas van juntas. Porque tus anunciantes esperan determinadas características según a quien va dirigida la publicación. Ellos tienen ya una preconcepción de los intereses de determinados segmentos. Tú tienes tú olfato, tu intuición y eso seguramente es lo que puede hacer la diferencia. Y es que uno de los grandes problemas de las publicaciones de hoy en día es que responden tanto al segmento al se suponen que están orientadas que terminan pareciéndose todas. Y eso es un verdadero fastidio. Lo ideal es crear tu propio segmento pero para ello (y mientras lo haces) debes lograrle vender la idea a los posibles anunciantes de que el perfil de tu revista encaja en uno ( o varios) de los perfiles que ellos tienen preconcebidos y es que si no, ¿con qué avisos vas a mantener tu publicación? Y es que el precio de venta al público solo representa un pequeño porcentaje de los ingresos.

4) ¿cuánto se del tema?
Siempre viene bien saber del tema en que gire tu proyecto editorial. Aunque no es del todo indispensable si sabes cual puede ser tu aporte, tu ángulo particular que crees que le puedes dar.Si tienes mucho conocimiento de un tema quizás lo que tengas que cuidar es que otros no lo tengan tanto como tú. Y si lo tienes poco quizás lo que toque es rodearte de gente que sepa del asunto.

La distribución
Una vez resueltas las pequeñeces de arriba (además de la creación de la empresa como tal) viene el que es el verdadero dolor de cabeza de una publicación (es más fácil conseguir una buena imprenta o siquiera una decente) : la distribución. De nada vale hacer una publicación maravillosa que no va a llegar a nadie por falta de distribución. Aquí hay dos formas básicas de trabajar o bien creas tu propia distribuidora o negocias con las que ya existen. Pongamos que decides por lo segundo…bueno la distribuidora te va a decir cual es el porcentaje del precio de venta que aceptan y cual es el precio mínimo de venta ¿que no te gusta? Bueno, siempre puedes buscarte otra distribuidora. Por mi trabajo como parte del equipo editor de Letras a mi me ha tocado trabajar con tres de ellas: Distribuidora Santiago que entonces además de libros distribuía (distribuye seguramente) también revistas importadas y locales, la de El Nacional y la de El Universal. No se si La Cadena distribuye publicaciones que no sean propias y siempre me recomendaron que ni de vaina dejara mi publicación en manos del Bloque de Armas. No sé bien por qué. También puedes tratar de montar tu propia distribuidora y si se mira bien hay algunas áreas que no son cubiertas por las principales que seguro pueden convertirse en tu nicho. Pero hoy en día hay otra cosa que hay que considerar y es si quieres que la gente compre tu publicación o si te apuntas a la moda de los gratuitos.

Cada opción tiene sus pros y sus contras. Lo bueno de la adquisición gratuita de la publicación es que puedes presumir con tus anunciantes de que tu publicación se agota. Pero también es importante que se agote en los lugares adecuados. Una publicación juvenil que se distribuya en ancianatos da igual que se agote porque no está llegando al público meta. Probablemente una distribución gratuita te obligue a organizar tu mismo la distribución pues las grandes distribuidoras suelen trabajar por porcentaje del precio de venta. Cuando armes tu distribuidora para tu publicación gratuita tienes que entender que no puede ser distribuida en sitios convencionales (lo tuyo no serán los kioscos) y eso te obligará a realizar convenios y a venderles la idea de que tu publicación es un valor agregado para ellos (para que no queden dudas, para los locales donde dejarás tu publicación). A ti te da lectores y a ellos algo adicional que ofecerle a sus clientes.Posibles lugares para distribuir prensa gratuita son locales de todo tipo, sistemas de transporte público, Centros comerciales y pregoneros. La venta de pregón es indispensable para los medios pagos a los pregoneros se les paga un porcentaje de la venta de publicación y en el caso de la distribución gratuita pues les pagas más como si fueran promotores, promotoras o sea por tiempo trabajado pero es también muy importante el pregón sobre todo cuando arrancas una publicación para darla a conocer se trata de una interaccción humana de alguien que se le acerca a un consumidor cautivo ofeciéndole un producto que es gratis pero que le puede ofrecer cosas (información en nuestro caso – aunque también puede ser estatus y otros valores asociados a la información y estilo de tu publicación-) de su interés ¿Los contras? En determinados grupos es más difícil crear fidelidad a las publicaciones gratuitas. Aunque ya hay gratuitos de primera, segunda y tercera generación. Esto es más o menos los gratuitos sustentados fundamentalmente en información de agencia y breves, los que son gratuitos pero de calidad con mayor información propia e incluso postur as definidas y finalmente los gratuitos especializados .

El diseño
¿Cómo quieres que se vea? Pero también cómo espera tu público cautivo que se vea ¿y tus anunciantes? El diseño debe estar asociado al tipo de publicación que quieres. Y es lo primero que tienes que tener claro. El exceso de experimentalidad generalmente no ayuda a la lectura. Antes de pedirle a un diseñador una propuesta la debes primero tener claro tú. No se trata de que le dictes línea por línea lo que quieres pero si es importante que el sepa los margenes en que te quieres mover. Que cosas son para ti indispensables y por qué (indispensables por ejemplo: a lo mejor tu publicación colabora gente famosa y eso es importante para ti que se destaque porque es uno de tus argumentos para que los lectores se acerquen a o por ejemplo tu publicación va dirigida a gente de cierta edad entonces hay que optar por un buen punto en la letra y una tipografía de fácil lectura) . Y creéme que para un diseñador es mejor decirle los argumentos del tipo de cosas que quieres que armarle un frankesteín del tipo que se parezca a éste o a esta otra publicación porque eso es bastante desestimulante. Es interesan te también que desde un principio diseño y la forma en que se van a elaborar los textos estén integrados.

Creo que por ahora voy a llegar hasta aquí. Este es el abc para la creación de una publicación. Hay desde luego más detalles sobre la creación de la empresa periodística, sobre margenes de ganancia, cantidad de publicidad, detalles sobre el diseño, tipografías, mercadeo y las formas de trabajo de un equipo de los que se podría hablar pero los dejaré para otra ocasión o para cuando algún interesado decida contratarme jajaja.

El periodismo y yo. Crear un proyecto editorial.


A mi no solo me gusta escribir, informar o echar el cuento sino que también disfruto desarrollando proyectos editoriales. Podría poner a contarme aquí los fanzines que hacía de chico, que vendía a los amigos, que distribuía en 10 liceos de Caracas y cuya concepción fueron en buena parte mi responsabilidad. Pero no me iré tan atrás pues estos cuentos y reflexiones de “el periodismo y yo ” son sobre mis primeros quince años cobrando por escribir. Así que tengo que contar que mi gran escuela en esto de crear publicaciones fue Letras el periódico universitario. Y es que aunque cuando yo llegué el periódico ya estaba creado, se trataba ( y se trata aunque ahora menos) de un medio que siempre convirtió su experimentalidad en una constante ( para bien o mal es un debate que dejo para otro momento o lugar). A los pocos meses de estar allí me encomendaron a mi y a dos compañeros más crear El Sordo, encarte musical culturoso. En Letras también me tocó inventarme algunas otras ideas como un encarte juvenil que finalmente nunca salió pero se suponía una separata en un formato más dinámico y coleccionable, también me inventé (sobre el papel) una revista de música y otra que tenía como eje las diferencias, la pluralidad y pensaba que su ámbito podía estar vinculados con las ONG y en general con la gente interesada en transformar el mundo.Aquél proyecto se llamaba Babilón (no Babilonia, no Babylon, no Babel ). Una revista para el mundo homosexual venezolano fue una idea que manejamos una amiga y yo. Ese tipo de revistas se multiplicaban en el mundo anglosajón y en España (Zero, empezaba a salir) además una web gay venezolana era ya entonces una referencia para la comunidad latinoamericana. Pero consultando a amigos homosexuales nos dimos cuenta que no habría suficientes venezolanos dispuestos a salir del closet para comprar una revista.

Crear un proyecto editorial pasa por hacerse un montón de preguntas. La primera de todas es: ¿con quién cuento? La segunda ¿con qué cuento? La tercera: ¿a quien va dirigido? ¿con que periodicidad? La cuarta: ¿cuánto se del tema? Creo que todas las demás preguntas y respuestas se desprenden de estas primeras cinco. Vamos una por una:

1)¿con quién cuento?
Esta pregunta incluye socios, posibles periodistas, fotógrafos y diseñadores que se puedan ganar para el proyecto.Necesitas cómplices. A mucha gente le puede parecer maravillosa la idea de lanzar una publicación y de buenas a primeras pueden decir que si pero se trata de descubrir con quien se cuenta de verdad, verdad. Preferiblemente en el caso de socios de gente que se complemente.

2¿con qué cuento?
Con qué capital, con qué equipos. Conocer tus limitaciones puede hacerte más creativo. Y la creatividad te puede hacer destacar.

3)Quién quieres que lea la publicación, pero también quien esperas que anuncie.
Nos guste o no las dos cosas van juntas. Porque tus anunciantes esperan determinadas características según a quien va dirigida la publicación. Ellos tienen ya una preconcepción de los intereses de determinados segmentos. Tú tienes tú olfato, tu intuición y eso seguramente es lo que puede hacer la diferencia. Y es que uno de los grandes problemas de las publicaciones de hoy en día es que responden tanto al segmento al se suponen que están orientadas que terminan pareciéndose todas. Y eso es un verdadero fastidio. Lo ideal es crear tu propio segmento pero para ello (y mientras lo haces) debes lograrle vender la idea a los posibles anunciantes de que el perfil de tu revista encaja en uno ( o varios) de los perfiles que ellos tienen preconcebidos y es que si no, ¿con qué avisos vas a mantener tu publicación? Y es que el precio de venta al público solo representa un pequeño porcentaje de los ingresos.

4) ¿cuánto se del tema?
Siempre viene bien saber del tema en que gire tu proyecto editorial. Aunque no es del todo indispensable si sabes cual puede ser tu aporte, tu ángulo particular que crees que le puedes dar.Si tienes mucho conocimiento de un tema quizás lo que tengas que cuidar es que otros no lo tengan tanto como tú. Y si lo tienes poco quizás lo que toque es rodearte de gente que sepa del asunto.

La distribución
Una vez resueltas las pequeñeces de arriba (además de la creación de la empresa como tal) viene el que es el verdadero dolor de cabeza de una publicación (es más fácil conseguir una buena imprenta o siquiera una decente) : la distribución. De nada vale hacer una publicación maravillosa que no va a llegar a nadie por falta de distribución. Aquí hay dos formas básicas de trabajar o bien creas tu propia distribuidora o negocias con las que ya existen. Pongamos que decides por lo segundo…bueno la distribuidora te va a decir cual es el porcentaje del precio de venta que aceptan y cual es el precio mínimo de venta ¿que no te gusta? Bueno, siempre puedes buscarte otra distribuidora. Por mi trabajo como parte del equipo editor de Letras a mi me ha tocado trabajar con tres de ellas: Distribuidora Santiago que entonces además de libros distribuía (distribuye seguramente) también revistas importadas y locales, la de El Nacional y la de El Universal. No se si La Cadena distribuye publicaciones que no sean propias y siempre me recomendaron que ni de vaina dejara mi publicación en manos del Bloque de Armas. No sé bien por qué. También puedes tratar de montar tu propia distribuidora y si se mira bien hay algunas áreas que no son cubiertas por las principales que seguro pueden convertirse en tu nicho. Pero hoy en día hay otra cosa que hay que considerar y es si quieres que la gente compre tu publicación o si te apuntas a la moda de los gratuitos.

Cada opción tiene sus pros y sus contras. Lo bueno de la adquisición gratuita de la publicación es que puedes presumir con tus anunciantes de que tu publicación se agota. Pero también es importante que se agote en los lugares adecuados. Una publicación juvenil que se distribuya en ancianatos da igual que se agote porque no está llegando al público meta. Probablemente una distribución gratuita te obligue a organizar tu mismo la distribución pues las grandes distribuidoras suelen trabajar por porcentaje del precio de venta. Cuando armes tu distribuidora para tu publicación gratuita tienes que entender que no puede ser distribuida en sitios convencionales (lo tuyo no serán los kioscos) y eso te obligará a realizar convenios y a venderles la idea de que tu publicación es un valor agregado para ellos (para que no queden dudas, para los locales donde dejarás tu publicación). A ti te da lectores y a ellos algo adicional que ofecerle a sus clientes.Posibles lugares para distribuir prensa gratuita son locales de todo tipo, sistemas de transporte público, Centros comerciales y pregoneros. La venta de pregón es indispensable para los medios pagos a los pregoneros se les paga un porcentaje de la venta de publicación y en el caso de la distribución gratuita pues les pagas más como si fueran promotores, promotoras o sea por tiempo trabajado pero es también muy importante el pregón sobre todo cuando arrancas una publicación para darla a conocer se trata de una interaccción humana de alguien que se le acerca a un consumidor cautivo ofeciéndole un producto que es gratis pero que le puede ofrecer cosas (información en nuestro caso – aunque también puede ser estatus y otros valores asociados a la información y estilo de tu publicación-) de su interés ¿Los contras? En determinados grupos es más difícil crear fidelidad a las publicaciones gratuitas. Aunque ya hay gratuitos de primera, segunda y tercera generación. Esto es más o menos los gratuitos sustentados fundamentalmente en información de agencia y breves, los que son gratuitos pero de calidad con mayor información propia e incluso postur as definidas y finalmente los gratuitos especializados .

El diseño
¿Cómo quieres que se vea? Pero también cómo espera tu público cautivo que se vea ¿y tus anunciantes? El diseño debe estar asociado al tipo de publicación que quieres. Y es lo primero que tienes que tener claro. El exceso de experimentalidad generalmente no ayuda a la lectura. Antes de pedirle a un diseñador una propuesta la debes primero tener claro tú. No se trata de que le dictes línea por línea lo que quieres pero si es importante que el sepa los margenes en que te quieres mover. Que cosas son para ti indispensables y por qué (indispensables por ejemplo: a lo mejor tu publicación colabora gente famosa y eso es importante para ti que se destaque porque es uno de tus argumentos para que los lectores se acerquen a o por ejemplo tu publicación va dirigida a gente de cierta edad entonces hay que optar por un buen punto en la letra y una tipografía de fácil lectura) . Y creéme que para un diseñador es mejor decirle los argumentos del tipo de cosas que quieres que armarle un frankesteín del tipo que se parezca a éste o a esta otra publicación porque eso es bastante desestimulante. Es interesan te también que desde un principio diseño y la forma en que se van a elaborar los textos estén integrados.

Creo que por ahora voy a llegar hasta aquí. Este es el abc para la creación de una publicación. Hay desde luego más detalles sobre la creación de la empresa periodística, sobre margenes de ganancia, cantidad de publicidad, detalles sobre el diseño, tipografías, mercadeo y las formas de trabajo de un equipo de los que se podría hablar pero los dejaré para otra ocasión o para cuando algún interesado decida contratarme jajaja.

El periodismo y yo. Crear un proyecto editorial.


A mi no solo me gusta escribir, informar o echar el cuento sino que también disfruto desarrollando proyectos editoriales. Podría poner a contarme aquí los fanzines que hacía de chico, que vendía a los amigos, que distribuía en 10 liceos de Caracas y cuya concepción fueron en buena parte mi responsabilidad. Pero no me iré tan atrás pues estos cuentos y reflexiones de “el periodismo y yo ” son sobre mis primeros quince años cobrando por escribir. Así que tengo que contar que mi gran escuela en esto de crear publicaciones fue Letras el periódico universitario. Y es que aunque cuando yo llegué el periódico ya estaba creado, se trataba ( y se trata aunque ahora menos) de un medio que siempre convirtió su experimentalidad en una constante ( para bien o mal es un debate que dejo para otro momento o lugar). A los pocos meses de estar allí me encomendaron a mi y a dos compañeros más crear El Sordo, encarte musical culturoso. En Letras también me tocó inventarme algunas otras ideas como un encarte juvenil que finalmente nunca salió pero se suponía una separata en un formato más dinámico y coleccionable, también me inventé (sobre el papel) una revista de música y otra que tenía como eje las diferencias, la pluralidad y pensaba que su ámbito podía estar vinculados con las ONG y en general con la gente interesada en transformar el mundo.Aquél proyecto se llamaba Babilón (no Babilonia, no Babylon, no Babel ). Una revista para el mundo homosexual venezolano fue una idea que manejamos una amiga y yo. Ese tipo de revistas se multiplicaban en el mundo anglosajón y en España (Zero, empezaba a salir) además una web gay venezolana era ya entonces una referencia para la comunidad latinoamericana. Pero consultando a amigos homosexuales nos dimos cuenta que no habría suficientes venezolanos dispuestos a salir del closet para comprar una revista.

Crear un proyecto editorial pasa por hacerse un montón de preguntas. La primera de todas es: ¿con quién cuento? La segunda ¿con qué cuento? La tercera: ¿a quien va dirigido? ¿con que periodicidad? La cuarta: ¿cuánto se del tema? Creo que todas las demás preguntas y respuestas se desprenden de estas primeras cinco. Vamos una por una:

1)¿con quién cuento?
Esta pregunta incluye socios, posibles periodistas, fotógrafos y diseñadores que se puedan ganar para el proyecto.Necesitas cómplices. A mucha gente le puede parecer maravillosa la idea de lanzar una publicación y de buenas a primeras pueden decir que si pero se trata de descubrir con quien se cuenta de verdad, verdad. Preferiblemente en el caso de socios de gente que se complemente.

2¿con qué cuento?
Con qué capital, con qué equipos. Conocer tus limitaciones puede hacerte más creativo. Y la creatividad te puede hacer destacar.

3)Quién quieres que lea la publicación, pero también quien esperas que anuncie.
Nos guste o no las dos cosas van juntas. Porque tus anunciantes esperan determinadas características según a quien va dirigida la publicación. Ellos tienen ya una preconcepción de los intereses de determinados segmentos. Tú tienes tú olfato, tu intuición y eso seguramente es lo que puede hacer la diferencia. Y es que uno de los grandes problemas de las publicaciones de hoy en día es que responden tanto al segmento al se suponen que están orientadas que terminan pareciéndose todas. Y eso es un verdadero fastidio. Lo ideal es crear tu propio segmento pero para ello (y mientras lo haces) debes lograrle vender la idea a los posibles anunciantes de que el perfil de tu revista encaja en uno ( o varios) de los perfiles que ellos tienen preconcebidos y es que si no, ¿con qué avisos vas a mantener tu publicación? Y es que el precio de venta al público solo representa un pequeño porcentaje de los ingresos.

4) ¿cuánto se del tema?
Siempre viene bien saber del tema en que gire tu proyecto editorial. Aunque no es del todo indispensable si sabes cual puede ser tu aporte, tu ángulo particular que crees que le puedes dar.Si tienes mucho conocimiento de un tema quizás lo que tengas que cuidar es que otros no lo tengan tanto como tú. Y si lo tienes poco quizás lo que toque es rodearte de gente que sepa del asunto.

La distribución
Una vez resueltas las pequeñeces de arriba (además de la creación de la empresa como tal) viene el que es el verdadero dolor de cabeza de una publicación (es más fácil conseguir una buena imprenta o siquiera una decente) : la distribución. De nada vale hacer una publicación maravillosa que no va a llegar a nadie por falta de distribución. Aquí hay dos formas básicas de trabajar o bien creas tu propia distribuidora o negocias con las que ya existen. Pongamos que decides por lo segundo…bueno la distribuidora te va a decir cual es el porcentaje del precio de venta que aceptan y cual es el precio mínimo de venta ¿que no te gusta? Bueno, siempre puedes buscarte otra distribuidora. Por mi trabajo como parte del equipo editor de Letras a mi me ha tocado trabajar con tres de ellas: Distribuidora Santiago que entonces además de libros distribuía (distribuye seguramente) también revistas importadas y locales, la de El Nacional y la de El Universal. No se si La Cadena distribuye publicaciones que no sean propias y siempre me recomendaron que ni de vaina dejara mi publicación en manos del Bloque de Armas. No sé bien por qué. También puedes tratar de montar tu propia distribuidora y si se mira bien hay algunas áreas que no son cubiertas por las principales que seguro pueden convertirse en tu nicho. Pero hoy en día hay otra cosa que hay que considerar y es si quieres que la gente compre tu publicación o si te apuntas a la moda de los gratuitos.

Cada opción tiene sus pros y sus contras. Lo bueno de la adquisición gratuita de la publicación es que puedes presumir con tus anunciantes de que tu publicación se agota. Pero también es importante que se agote en los lugares adecuados. Una publicación juvenil que se distribuya en ancianatos da igual que se agote porque no está llegando al público meta. Probablemente una distribución gratuita te obligue a organizar tu mismo la distribución pues las grandes distribuidoras suelen trabajar por porcentaje del precio de venta. Cuando armes tu distribuidora para tu publicación gratuita tienes que entender que no puede ser distribuida en sitios convencionales (lo tuyo no serán los kioscos) y eso te obligará a realizar convenios y a venderles la idea de que tu publicación es un valor agregado para ellos (para que no queden dudas, para los locales donde dejarás tu publicación). A ti te da lectores y a ellos algo adicional que ofecerle a sus clientes.Posibles lugares para distribuir prensa gratuita son locales de todo tipo, sistemas de transporte público, Centros comerciales y pregoneros. La venta de pregón es indispensable para los medios pagos a los pregoneros se les paga un porcentaje de la venta de publicación y en el caso de la distribución gratuita pues les pagas más como si fueran promotores, promotoras o sea por tiempo trabajado pero es también muy importante el pregón sobre todo cuando arrancas una publicación para darla a conocer se trata de una interaccción humana de alguien que se le acerca a un consumidor cautivo ofeciéndole un producto que es gratis pero que le puede ofrecer cosas (información en nuestro caso – aunque también puede ser estatus y otros valores asociados a la información y estilo de tu publicación-) de su interés ¿Los contras? En determinados grupos es más difícil crear fidelidad a las publicaciones gratuitas. Aunque ya hay gratuitos de primera, segunda y tercera generación. Esto es más o menos los gratuitos sustentados fundamentalmente en información de agencia y breves, los que son gratuitos pero de calidad con mayor información propia e incluso postur as definidas y finalmente los gratuitos especializados .

El diseño
¿Cómo quieres que se vea? Pero también cómo espera tu público cautivo que se vea ¿y tus anunciantes? El diseño debe estar asociado al tipo de publicación que quieres. Y es lo primero que tienes que tener claro. El exceso de experimentalidad generalmente no ayuda a la lectura. Antes de pedirle a un diseñador una propuesta la debes primero tener claro tú. No se trata de que le dictes línea por línea lo que quieres pero si es importante que el sepa los margenes en que te quieres mover. Que cosas son para ti indispensables y por qué (indispensables por ejemplo: a lo mejor tu publicación colabora gente famosa y eso es importante para ti que se destaque porque es uno de tus argumentos para que los lectores se acerquen a o por ejemplo tu publicación va dirigida a gente de cierta edad entonces hay que optar por un buen punto en la letra y una tipografía de fácil lectura) . Y creéme que para un diseñador es mejor decirle los argumentos del tipo de cosas que quieres que armarle un frankesteín del tipo que se parezca a éste o a esta otra publicación porque eso es bastante desestimulante. Es interesan te también que desde un principio diseño y la forma en que se van a elaborar los textos estén integrados.

Creo que por ahora voy a llegar hasta aquí. Este es el abc para la creación de una publicación. Hay desde luego más detalles sobre la creación de la empresa periodística, sobre margenes de ganancia, cantidad de publicidad, detalles sobre el diseño, tipografías, mercadeo y las formas de trabajo de un equipo de los que se podría hablar pero los dejaré para otra ocasión o para cuando algún interesado decida contratarme jajaja.