Colombia: La papa caliente

Flag_of_Colombia

12 días de protesta campesina en Colombia en 16 de los 32 departamentos del país terminaron el jueves 29 de agosto en Bogotá y otras ciudades en un toque de queda. Más de 200 heridos y dos muertos luego de violentas protestas urbanas. Todo sucede después que el presidente Santos rechazara en primer lugar que el paro campesino siquiera existiera. Para después tener que sentarse a negociar con campesinos que exigen más subsidios para la agricultura y la recuperación comercial con Venezuela.
A un año del TLC. La protesta campesina colombiana ocurre luego de que en mayo de este año se cumpliera el primer año del tratado de libre comercio con Estados Unidos y en el marco de un diálogo de paz que el gobierno de José Manuel Santos viene realizando con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) cuyas principales reivindicaciones políticas históricas son precisamente los derechos del campesinado colombiano.

Santos reculó. Luego del reconocimiento que el presidente Santos se viera obligado a hacer al decir que “Son protestas legítimas, protestas que tienen muchos argumentos, protestas válidas” los campesinos han conseguido concesiones como la disminución de aranceles para fertilizantes así como restricción de importaciones de pera, lactosueros, tomate, papa, leche en polvo, fríjol, arveja y quesos que compiten de manera desleal con los productores colombianos en el marco del tratado de libre comercio con Estados Unidos.
La izquierda sienta a Santos. El gobierno de colombiano sigue sentado en la mesa con los dirigentes campesinos y éstos sólo han tenido que ceder (y no en todos los departamentos) en el retiro del bloqueo de carreteras, pero siguen manteniendo el paro. El Polo democrático (la izquierda) también aprovecha el momento y le pide a Santos que se mantenga en la mesa de negociación.

Protestas de norte a sur. Protestas en Brasil iniciadas por un aumento de pasaje, una gran marcha en Argentina contra la explotación del yacimiento Vaca Muerta fuertemente reprimida y ahora también exigencia de reivindicaciones campesinas en Colombia que empiezan a tener un corolario urbano. En américa latina, la papa está caliente y en Colombia, chorreada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s