Adriana

El viernes de la semana pasada a eso de las 5 de la tarde Adriana, si Acosta, escribía: “lo que faltaba” a la noticia de que en México los matrimonios se iban a poder renovar cada 2 años. Yo hacía clic sobre el “me gusta” y sonreía. Adriana pensaba yo era una de esas personas que me encantaría estuvieran para el bautizo de mi libro “Cómo acabar con los libros de autoayuda”. Y es que aunque más allá de un tropiezo reciente en el boulevar Panteón o de seguirnos comentarios por Facebook  yo en realidad sabía poco de su vida, pero le guardaba afecto por los tiempos vivídos en nuestros inicios en la profesión cuando trabajamos juntos en El Diario de Caracas. Explico. Buena parte de los textos publicados en el libro fueron escritos en su primera versión mientras yo trabajaba allí y Adriana también. Yo escribía las páginas frías que ella maqueteaba. Y Adriana junto al resto del equipo del diseño del EDC con frecuencia me inspiraban, me daban ideas, me destrababan con sus comentarios y constituían parte de mi ambiente creativo que hacían posible que yo de lunes a viernes elaborara textos de entre 8 mil y 5 mil caracteres diarios para esa página llamada Nuevas Generaciones en la que en realidad hacía lo que me daba la gana. Siempre recordaré su sonrisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s