Mi 11 de septiembre

Este artículo lo escribí un año después del 11 de septiembre en un blog que mantenía entonces para escribir artículos sobre temas internacionales. Desde entonces Irak fue atacado, Saddam Hussein está muerto, se demostró que su gobierno no tenía las armas que el gobierno de Bush decía y por supuesto el ciclo parece haberse cerrado con la muerte de Bin Laden. El mundo ya no es el mismo, nisiquiera en Estados Unidos.

No conozco Nueva York sino por las películas de Woody Allen. Y ese 11 de septiembre estaba en una clase de estadística en la universidad.Un salón lleno de periodistas en dónde empezaron a sonar los teléfonos móviles celulares.Un avión de pasajeros se había estrellado contra una de las Torres Gemelas y se hablaba de un accidente.Sin embargo en el salón nadie se lo terminaba de creer.Minutos después los teléfonos volverían a sonar un segundo avión contra una segunda torre impactaba en Nueva York.Aquello ya no podía ser casualidad.Nos miramos todos, a alguno se le escapó una sonrisa primero a otro despúes.Allí ya no podíamos seguir recibiendo clases,todos queríamos más información.La profesora expresó lo que fue el primer sentimiento generalizado de un grupo de periodistas de en una universidad latinoamericana: “me van a disculpar, pero yo siento un fresquito por dentro”,los gringos por fin habían recogido su cosecha.Los “gringos” en ese momento eran el departamento de Estado,la CIA, el pentágono contra el que también había estallado un camión.También eran las intervenciones en Centroamérica, en Panamán,vietnam,GRanada,las dictaduras surámericanas apoyadas por ellos, el bloqueo a cuba y hasta la oposición a un Estado Palestino.LOs gringos eran ese gobierno entrometido que había que aguantarse en todas partes del mundo.

Pero no pasaría mucho tiempo antes de que esos gringos pasaran de convertirse de ese Tío Sam con garrote a la preocupación por el familiar o el amigo que andaba esos días por allí, de vacaciones, de compras, de negocios o en busca del “American Dream”.NO pasaría mucho tiempo en que las dimensiones del horror pasarían a tener en todos nosotros carne y hueso, nombre y apellido.Una prima mía estaba allí, en Nueva York, en la isla de Manhattan y no había en ese momento forma de saber de ella.No sabíamos si justo esa mañana se le había ocurrido pasearse por las torres gemelas como ritual de turista.NO había forma de comunicarse con ella ni con el hotel dónde sabíamos que se alojaba.LAs comunicaciones estaban imposibles, parecía como si todo el mundo trataba de comunicarse con Nueva York, quizás porque era así ¿Acaso no es la capital del mundo? La preocupación familiar era tna grande como mi fé en que las malas noticias vuelan,ya era media tarde y no sabiamos nada.

Tardó pero llegó la noticia, un mensaje de correo electrónico que mi prima habia logrado escribir en la mañana despejó las dudas: estaba bien y con su esposo.

De todo esto hace un año. La “justicia Infinita” alcanzó Afganistan,los 3 mil 100 muertos de Estados Unidos fueron vengados con los poco más de 3 mil 100 muertos civiles entre los Afganos.El “ojo por ojo diente por diente” se impuso. La “justicia infinita”, que es la justicia de dios según los musulmanes, amenaza con llegar a Irak.El circo del imperio apenas ha comenzado.Que Alá se apiade de nosotros.

También escribí para Analitica.com éste artículo sobre Al-qaeda como marca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s