La historia de un encuadre: Conflictividad

Creo que podemos estar de acuerdo todos si digo que la conflictividad es la súper estructura  de la protesta y la manifestación. Desde hace unos meses un compañero de trabajo realiza  un informe mensual de tendencias de conflictividad. La pregunta  de por qué esa expresión y no otra para él es sencilla. Es la palabra que se usa entre el círculo de investigadores al que él pertenece. La primera versión de su informe es muy de investigador, pero él se comprometió en principio a hacerla para un medio. Me pide ayuda. Mi ayuda consiste en darle ideas para que organice el texto de manera periodística. Insistirle que inicie las oraciones con palabras con poder. Que al principio esté la cifra estadística, que añada muchos intertítulos que destaquen la óptica que él quiere dar. Le indico cómo construir  su propia prominencia en el texto. Y como él puede reforzarla. Le insisto en varias oportunidades que a los medios les encantan las estadísticas para titular.

La palabra conflictividad sin duda alguna es una palabra con mucho poder. Es una palabra evocadora. Era evidente que en la opinión pública hacía falta  un espacio que le diera sentido a la protesta social. Aunque las cifras demuestran que las protestas mayoritarias son  por reivindicación de los derechos económicos, sociales y culturales, los medios suelen prestar más atención a las de derechos civiles y políticos. Por eso el informe es una forma regular de visibilizar los DESC (Derechos Económicos, Sociales y Culturales).

El informe es en buena parte cuantitativo y se apoya en la prominencia del experto que la hace, que a su vez  está construida sobre los años que lleva el redactor haciendo el capítulo de manifestación pacífica para el Informe Provea (Programa Venezolano de Educación -Acción en Derechos Humanos.) y como investigador de Clacso (Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales), coordinador sobre el tema en Venezuela.

Como resultado de este encuadre los medios han empezado a usar la categoría conflictividad (o conflicto) con más frecuencia. Todos los meses realizan entrevistas sobre el tema que siempre tienen un enfoque de DDHH y se refuerza la idea que los DESC son también derechos humanos.

Es posible, como me dice un amigo del proceso, que alguien use la información del informe como si  fuera un reclamo para que vengan los marines. Pero la verdad es que la protesta social existe, está ahí, es creciente y ocurre fundamentalmente por  las contradicciones y la desatención del Estado. Que antes fuera más o menos da igual. Ahora existe este informe para visibilizarla y ponerla encuadrada en la agenda de la opinión pública.

Desde la última edición del informe se le incorporó un párrafo en el que se explica cuáles son las fuentes principales para la realización del informe y a partir del próximo mes es posible que iniciemos el destacado de un caso con datos para que los periodistas puedan profundizar en él.

Si, lo confieso. Esto de la comunicación política ME GuSTA 🙂

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “La historia de un encuadre: Conflictividad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s