La historia de El Contragolpe

Se trata de la vez que me he sentido más periodista en toda mi vida. La vez que me tocó hacer la cobertura para Radio Fe y Alegría pero también la vez que escribí una crónica para un medio internacional: la revista Gatopardo.

La historia con Fe y Alegría la conté aquí. Esta es la historia de como de manera enfiebrada y sin dormir empecé a escribir mi crónica para Gatopardo y como tuve toda la suerte del mundo.

Era ya de mañana. Había acompañado a unos compañeros de El Nacional hasta la vieja sede de Puerto Escondido. Atrás quedaba Chávez bajando de las escaleras o saludando desde el balcón del pueblo con un chaleco antibalas puesto. Solo era yo caminando a casa. Con dos telefonos sin pilas por lo que no me pude comunicar de nuevo con Radio Fe y Alegría. Llevaba mi grabador con una única cinta usada por los dos lados. Incluso algunos momentos borrados para grabar otros. Tenía también mis apuntes en los que había anotado cuidadosamente lo que sucedía con sus horas. Con todo eso llegué a casa.

Me puse a escribir. Primero con los apuntes en mano redactñe un breve recuento que posteriormente me publicarían en Letras, el periódico universitario. Allí miraba las horas de los acontecimientos y le sumaba los datos previos a mi llegada que una amiga, la profesora Lelys Páez, dirigente del PPT me había facilitado. LUego de escribir esa nota, que fue sobre todo drenar una emoción me dije que yo podía conseguir más información y que tenía que hacerlo cuanto antes porque sentía que desde que Chávez regresó se había empezado a construir una historia épica que para mi no había existido. Llamé a un amigo entonces hijo de un ministro al que pedí que nos encontráramos en el O Gran Sol para me echara los cuentos que yo no había vivido directamente. Luego de esa llamada, o antes ya no recuerdo bien, escribí un correo electrónico a quien vi era el jefe de redacción de Gatopardo. En ese correo eché mi cuento para vender la historia: yo era uno de los pocos periodistas que había estado desde temprano en la retoma del palacio de gobierno y podía ofrecerles una crónica desde adentro de lo que habia sucedido en la retoma del poder de Chávez. El mensaje no recuerdo que fuera muy largo.

Tuve suerte. El lunes me respondieron. Me daban indicaciones, que lo escribiera en primera persona. Pero yo soy periodista y además tenía más datos que los que había vivído yo directamente. Y algunas de las que me ocurrieron a mi me parecía intrascendentes para un lector latinoamericano: la transmisión por Fe y Alegría, el hecho de que varias personas del PPT me habían saludado o la metida de pata más grande de mi vida: decirle a una militar de civil de las que se paseaban ese día que yo era periodista justo cuando me estaba contando las horas que tenía sin dormir y me iba a contar por lo que había pasado. Tenía hasta el jueves para entregarlo porque ese era el día que la revista cerraba. La mandaban a imprenta el viernes.

Me pidieron que escribiera 2 mil palabras. O sea unos 12 mil carácteres. Un montón de texto que escribí hasta alcanzar las 1982 palabras. No pude más. Un sumario acercaría el texto a la cantidad pedida:

La madrugada del 12 de abril, el presidente de Venezuela Hugo Chávez sufrió un golpe de Estado. Pero en menos de 48 horas logró recuperar el poder sin disparar un tiro. Está es parte de la historia de lo que sucedió en la sede de gobierno durante el sábado 13 y la madrugada del 14 de abril.

 

Por primera vez lo publíco en la web: lo pueden leer aquí.Ahora que la página de Gatopardo fue cambiada y ya no se puede leer allí.

 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s