En campaña

Aunque la oposición no lo termine de asumir ya estamos en campaña electoral. Todo lo que haga la oposición y desde luego lo que haga Chávez es y será considerado como parte de esa campaña. Aunque la oposición no tenga candidato será juzgada para su campaña electoral.

Contención de daños

El gobierno tiene todo lo que va de año haciendo contención de daños: echó para atrás la Ley de Universidades, liberó presos políticos (negociándolo, hay que hacerlo notar, con sectores no partidistas y radicales: JAVU), desacreditó a los huelguistas del PNUD solo después que  tres viceministros fueron a negociar con ellos, pero incluso así les firmó un papel. Todo esto tiene una clara lectura electoral: el gobierno está tratando de evitar conflictos en áreas tan sensibles como la educación superior ( dónde hasta ahora ha perdido todas las batallas) y el sector sindical (que cada vez más sin distingo de ideología se une en función del reclamo de sus derechos). Los partidos hasta ahora se han involucrado en lo mínimo en estas acciones , supongo que para en caso de salir mal, no se les involucre.

Soy de los que cree que la oposición debería tener candidato más pronto que tarde y que de preferencia se debería tener  un equipo de presidente y vicepresidente. Creo que entre más se tarde en la elección menos democrática será ésta. Porque dependerá más de las maquinarias partidistas y porque creo que la oposición necesita una campaña de largo aliento y de puerta en puerta. La oposición necesita convencer no a su 30 por ciento histórico, ni al del chavismo. Necesita convecer a ese centro político al que llaman ni-ni que en algunos casos  o viene del desencanto del chavismo o sencillamente cree que la oposición también tiene su rabo de paja.

Los temas,los relatos y las emociones

La oposición necesita abanderar una serie de temas y también necesita crear una emoción. Salir de Chávez, no puede ser el tema de campaña. En primer lugar porque eso polarizaría la campaña que es justo lo que en algún momento volverá a buscar Chávez. Es posible que también a la oposición le haga falta explicar cosas para neutralizar el discurso de Chávez ¿Qué la oposición privatizará PDVSA? ¿Que acabará con las misiones?  Son preguntas que deben ser respondidas claramente y con anticipación. En cuanto a la emoción, la oposición todavía tiene que encontrarla. Chávez ha logrado  gobernar 12 años con la emoción de la esperanza. También la oposición tiene que anular el discurso bolivariano de Chávez asumiéndolo como propio: si las gobernaciones y alcaldías opositoras son bolivarianas, como por otro lado lo es la república, se obligaría a Chávez a definirse mejor. Y Chávez hasta ahora se ha manejado mejor en la ambiguedad.

La oposición también necesita de un relato. Chávez tiene su relato épico histórico esperanzador.  Hasta ahora de la oposición predomina el relato que  Chávez tiene de ella ¿Cuál es el relato de la oposición? “ser democrátas”, “ser eficientes” son solo elementos de un relato, pero no son relatos en si mismos. La oposición como un todo necesita un relato, así como quién vaya a ser su candidato.

Los medios

Uno de los principales problemas de la oposición son los medios de comunicación. Especialmente aquellos que parecen insistir en tener  candidatos propios. Para que la campaña necesite menos de los medios debe iniciarse con suficiente anticipación: no es que los medios no sean de utilidad pero quiénes deben marcar la pauta son los hacedores de política y los partidos. Otro problema que tienen los medios es que en la Venezuela polarizada actual no alcanzan a llegar a la población de manera integral sino que buena parte de ella los ignora. O solo atiénden a sus propios medios. Y hay otra parte que trata de hacerse una opinión propia tratando de separar el grano de la paja de la información mediática del país.

La sobre atención de los medios privados de comunicación al candidato opositor no es necesariamente buena. Por el contrario le quita realismo y convierte todo lo que hace el candidato opositor en una suerte de simulación. Los medios deben tener su momento.

El candidato opositor debería hacer una campaña de puerta en puerta, desde el lugar más recóndito  hacia lo urbano. Campaña que hoy en día Chávez está imposibilitado de hacer porque necesita un gentío para movilizarse.  Se trata de recorrer Venezuela a la manera en que lo hizo Betancourt en sus inicios.Luego debe venir una etapa de confrontación indirecta y de actos de masas (esta si más mediática). Entre estas dos, antes, durante y después, una de fortalecimiento de redes, es decir una campaña que provea de argumentos que deben estar acompañados de una emoción.

Es un juego de ajedrez callejero.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s