Mi 13 de abril y Fe y Alegría

En la mañana del 13 de abril mis viejos se habían ido a Barquisimeto. Todo estaba en calma por La Candelaria. Demasiado en calma. José Vicente Rangel decía en El Nacional, tan tranquilo él, que se iba a tomar un descanso. En Globovisión ponían en loop el currículum de un Carmona que no parecía haber terminado estudios de nada y en el resto de los canales programaban comiquitas. Un conocido me llamaba a media mañana desde la UNELLEZ preguntándome que sabía de Chávez que si era cierto que estaba regresando al poder. Para ese momento yo no tenía respuestas pero si inquietudes. Llamé a una amiga en la Red de Apoyo por la Justicia y la paz. Si alguien debía saber la situación del país, la real no la reflejada era la gente de derechos humanos. Efectivamente las denuncias de violaciones y arbitrariedades cometidas por el reciente gobierno de Carmona eran importantes. Me dijo también que la noche anterior le habían tomado unos testimonios a Aristobulo Isturiz. Me preguntó que si quería ayudarle a recoger testimonios. Le dije sin duda que si. Al rato estaba ella en la casa.Vi los testimonios de Isturiz con cuya esposa  mi mamá había hablado la noche anterior. Justo antes de salir a la calle mi amiga llamó a casa de Aristobulo y allí le dijeron que todos habían salido para Miraflores. Nosotros ibámos a recoger el tesimonio cerca, por los predios del Ministerio de Educación. El entrevistado era  un policia de Chacao, habitante del 23 de enero que formaba parte de los grupos de autodefensa de la revolución. Estaba enconchado porque el 11 de abril le había caído una santamaria en la pierna y decía haber visto compañeros suyos de la policia en la marcha opositora. El quería ir a Miraflores donde ya para ese momento se decía que estaba llegando la gente. Luego de tomarle declariaciones asegurarle que haría lo posible porque su testimonio se conociera mi amiga y yo bajamos hasta Miraflores. Allí aun no había miles de personas, ni siquiera cientos al menos en ese momento. Pero en una de las puertas había un grupo de fotografos a la expectativa.Decidí acercarme.Si ellos estaban allí, me decía, es que se iba a poder entrar. ME pegué a ellos saqué mi carnet de Letras el periódico universitario y cuando se pudo entré al grito de: “Caminen rápido que todavía hay francotiradores”. Apenas un minuto antes de entrar la amiga mia me había entregado su telefono: “te van a llamar, de Fe y Alegría”. Yo agarré el telefono y no dije más nada. Esa sería mi primera vez haciendo radio, en vivo, en directo y por satélite para todo el continente. Aquello me ponía lo suficientemente nervioso como para que Javier Barrios y su equipo en la emisora antes de hacer cada pase me recordaran que respirara un profundo. Yo tomaba mis apuntes de lo que iba a decir y respondía una a una las preguntas que me iban haciendo. La primera llamada la recibí justo cuando con mi grabador (en realidad uno prestado por otra amiga) empezaba a registrar las declaraciones de William Lara. Nosotros y Caracol en ese momento eramos los únicos que salíamos en vivo.

Luego de ese momento, entré a la sala de consejo de ministros dónde conversé un rato con Lelis Páez (dirigente del PPT, ex directora de la escuela de matemáticas), amiga mia desde chico y de mis viejos y le preguntaba a ella que había pasado antes de que llegaramos. Al poco rato empezaron a sacar a los periodistas que allí estaban y a mi lo confieso me faltó la malicia para hacerme el loco y quedarme en la reunión de ministros. Ahora creo que no habría sido tan difícil.No sólo estaba Lelys quien en realidad nunca me dijo que me fuera, sino que también Héctor Navarro y desde luego Aristobulo. Pero no solo porque entre la gente del gobierno hubiera un montón de conocidos sino porque además allí no sólo estuvieron ministros y ex ministros sino hasta algún hijo de ellos. Héctor Navarro estaba sentado en uno de los extremos de la mesa. Ese fue mi primer error de aquel día.El segundo ocurriría más tarde.

Me tocó contar la juramentación de Diosdado Cabello para Fe y Alegría viéndola detrás de una puerta, porque a todos nos sacaron del salón (luego de haber montado de nuevo el cuadro de Bolívar) para su juramentación. “por cuestiones de seguridad, ustedes entenderán”, nos dijeron.

Deben haber sido los nervios pero lo cierto es que en todas las veces que conversé con la gente de Fe y Alegría no se me ocurrió a mi darles el número de mi telefono celular personal pues por el que hablabamos a finales de la tarde se quedó sin pilas y yo imposibilitado de contarle a la gente que escuchaba Radio Fe y Alegría lo que pasó en Miraflores hasta la llegada de Chávez.

Mi segundo gran error ocurrió entrada la noche, la situación estaba más tranquila José VIcente Rangel estaba ya  en La Carlota y justo en la oficina que queda al lado del COnsejo de Ministros le preguntaba a una chica, que había visto caminar en varios momentos de ese día armada hasta los dientes (pero vestida de civil), dónde había conseguido el sandwich que estaba comiendo. Ella cortésmente compartió conmigo su comida. Y empezó a hablar de los duros que habían sido esos días…y yo la interrumpí. Y le dije que si me permitiría tomar apuntes y grabarlos. La chica paró en seco el relato que apenas había iniciado y se fue. Yo perdíen ese momento la oportunidad de saber con detalle lo que había pasadocon la gente del gobierno entre el 11 y el 13 de abril.

El 14 luego de acompañar a unos colegas a El Nacional me fui a mi casa. Agarré mis apuntes, mis grabaciones y empecé a escribir. Me dije esta es una historia que se la podría vender a Gatopardo. Con apenas la primera versión de la primera parte del texto les escribí ofreciéndoles el artículo. Toda la suerte estaba a mi favor. Ellos estaban justo en su semana de cierre, cerraban la edición el jueves. Lo que me dió el tiempo justo para hacer una entrevista más a un amigo que me podía contar lo que se vivió en la sala del consejo de ministros durante todo ese dia y a la que yo no había tenido total acceso.

Estos recuerdos los dedicó a toda esa gente que desde Fe y alegría se empeñan en hacer buen periodismo y especialmente a Javier Barrios que para mi es uno de eso paladines del buen periodismo que tenemos en el país.

Anuncios

Un comentario en “Mi 13 de abril y Fe y Alegría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s