La figura triste de Earle Herrera

Earle HerreraY no, no es como la del caballero de la triste figura, aquél hidalgo que desfacía entuertos. Es la figura triste de un hombre combativo durante toda su vida que vi siete horas y media sentado frente a un discurso presidencial que era un perfecto galimatías (sí, es un oximorón profe, lo sé). Vestía de gris ese día,creo que con corbata azul, los años en la Asamblea le han sentado bien por que se le ve más respuesto que en  los tiempos en los que me dió clase y en los que aparecía de director de Letras, el periódico universitario.

Earle siempre fue para mí un personaje, desde que empecé a leerlo desde chico en las páginas del periódico de Puerto Escondido que hace años dejó de existir (hoy le sobrevive una marca comercial) .Para empezar, yo no sabía si era hombre o mujer quién escribía tras tan singular nombre ( y lo digo con el mayor respeto del mundo, pero era así). Luego ya más grande yo (supongo que él también) mi viejo me explicó que Earle formó parte de un grupo al que llamaron la República del Este que se reunía en el Sabana Grande de escritores y poetas. Y que también junto a otros intelectuales se reencontraba por las tardes  en una libreria de La Candelaria que llevaba por nombre El Gusano de Luz y de la que yo solo llegué a conocer como papelería y sin ningún interés intelectual.

Por eso para mí una de las cosas más emocionantes que me pudo pasar fue entrar a trabajar en el periódico universitario que en ese momento le tenía como miembro del consejo de redacción. Estaba también un tal Manuel Guzmán que aparecía de director, un Pedro Chacín cuyo nombre suponía debía ser el mismo del tipo que escribía en el Feriado de Aquilino José Mata y un Roberto Malaver que también escribía en el diario de El silencio. Pero era sobre todo por el nombre de Earle, su columna de opinión siempre fogosa, sus textos en clave de humor escritos a cuatro  manos con Roberto que entrar a trabajar en Letras era entrar a trabajar en un equipo de puros cuarto bate. Y algo esperaba uno que se le pegara.

Luego que entré en la escuela (que para mi siempre será de periodismo, aunque el título diga otra cosa) siempre quise ver alguna materia con el profe Earle. Ninguno de los cuatro periodismos obligatorios los ví con él. Solo Periodismo de opinión, una optativa que entonces solo la daba justamente él y con razón. Porque con unas pocas palabras, siempre precisas nos desarmaba los textos, nos los afinaba, nos animaba a ir al tuétano de las cosas, nos mostraba nuestras debilidades y fortalezas. Eran clases en las que uno defendía sus textos y en las que el profe Earle podía decirte que no estaba de acuerdo con lo que habías escrito pero que estaba bien hecho o por el contrario que el texto era un desastre aunque en las ideas generales él pudiera estar de acuerdo. Y uno siempre se quedaba con ganas de más. Al menos yo, que siempre me iba de último en sus clases.

Y entoces ahora lo veo triste, sentado (aquí termino el elipsis profe, lo sé), parece cansado y lo veo tan distinto. Ya no se me parece al hombre aquél siempre disidente y crítico que leí tanto y cuyas crónicas conservo.Ya no entiendo el humor contra el poder, estando en el poder.Quizás por que desde el poder, el humor suele parecer cinismo. Pero tampoco entiendo su programa de televisión en el que en vez de mostrarnos como podría hacerse buen periodismo se regodea en la mediocridad de los demás. Entiendo menos aún como a un profe humanista como Earle es capaz de formar parte de la comparsa de quienes acusan casi sistemáticamente a todo estudiante opositor de ser un “tarifado de la CIA”, “manipulado por la oposición imperialista pitiyanki”, él que ha dado clase a tanto estudiante que sabe que son una especie de lo más diversa que incluso ahora gobierna con algunos de los que formaron parte de la “Generación boba” (de los 80) y  de la “Generación estupída”  (de los 90) según la clasifícación del tristemente célebre rector. Él que sabe no solo que las generalizaciones son odiosas sino falaces. Sobre todo cuando se trata de personas. Yo de verdad no lo entiendo.

Quizás sea por esos contrastes que  el profe Earle me parece triste. Pero ojalá que de figura triste no termine por convertirse en una triste figura.

Anuncios

9 comentarios en “La figura triste de Earle Herrera

  1. Hace años, el fue a darnos una catedra de periodismo cientifico, a un grupo de investigadores. me parecio muy interesante la manera como debiamos escribir y demas.
    Pero luego de ello, nos fuimos a tomar un cafe, y nos puusimos hablar paja, en ese momento (90 o 91) comenzo la lucha semanal de los grupos escapuchados contra la policia, y tuvimos que meternos en el auditorio.
    Cuando enpece a decir sobre lo equivocado que estaban esos grupos, el me sorpredio defendiendolos, la mayoria eran arguementos falaces, y por suerte estaba con otros investigadores, y todos le caimos, mas que todo exponiendo las fallas de su logica y lo endeble de sus supuestos.
    Puedes creer que el tipo nos dijo que todos estabamos equivocados, con voz bastante alta y se marcho, me imagino a respirar bombas lagrimogenas.
    Pero prefirio eso a quedarse con nosotros.
    todos nos quedamos anonadados, por esa reaccion.
    pero nos dijo mucho de su personalidad. Y luego jamas lo pude leer con ecuanimidad.
    Ya sabia quien era

  2. Si que lo puedo creer Luis.El siempre fue un conocido defensor de la cita de los jueves de los encapuchados. Lo verdaderamente insólito para mí es que ahora se desgarré las vestiduras y ataque como ataca el que otros hagan eso que él defendía. Y eso que ahora los que lo hacen, lo hacen a cara descubierta.Ya no se les llama encapuchados sino guarimberos.

  3. Valiente critica, Rodo, sobre todo sabiendo todo el aprecio que le tenemos. Lo que mas confunde es que a diferencia de los muchos que se compraron a punta de cargo y contrato, con Earle uno sabe que es pura terquedad, esta alloi por puro sacar el pecho por la batalla en la que ya nadie apuesta un centimo. Lo único que puedo decir para pagar con respeto, es que por lo menos está tratando de ser coherente con las formas, sin darse cuanta cuanto cambio el fondo. Abrazos desde la Izquierda Chic!

  4. Mares: Si, así es.Justamente por eso es que duele.Por que uno le conoce, por que sabe que sigue viviendo en la candelaria. Por que uno le guarda el afecto que se le guardan a los maestros de los que uno a aprendido.
    Perdí para siempre el texto que había escrito em forma de manifiesto sobre la izquierda chic, una pena…

  5. El problema del ser humano consiste en la creación personal de figuras sobrehumanas. Earle Herrera no tiene culpa de como funciona su mente. Está obsesionado por Chávez, pero entendiendo la palabra obsesión como idea fija que se apodera del espíritu independientemente de la voluntad y a la cual se vuelve sin cesar. Earle Herrera es un caso perdido como Cilia Flores y otros súbditos del “líder de la revolución”.

  6. El que sabe, sabe y siempre sabrá, y por alguna razón que aun tú no comprendes, es que el Profesor tomo esa decisión una realidad para cualquiera, nuestro país necesitaba un cambio, a demás, nadie tiene la verdad absoluta de las cosas y la verdad es relativa de acuerdo con la óptica con que se vea es cada ocasión; para mí, esa era su realidad, por algo fue tu profesor y todavía esa teoría de que el alumno supera el profesor es como la de Isaac Newton, por comprobar mientras la ciencia y la tecnología avanza a pasos de vencedor.

    Independientemente de que el profesor, se haya sentado él un banco de la Plaza Bolívar con cara de cansancio y debilidad, mientras pensaba sobre la naturaleza de la verdad absoluta, del cual cualquiera se siente triste, era bien sabido por muchos los esfuerzos y trasnochos que se suele vivir en un momento de cambio y de revolución.

    Todo el mundo ha experimentado un momento de soledad, tristeza y de sección. Pero es precisamente los que nos impulsa a seguir cambiando y mejorando cada día más y más, Además, nuestra visión intuitiva del mundo incluye saber que todo lo que sube tiene que caer. Eso decía Galileo Galilei. Sin duda, mientras más grande es el imperio más duro caerá. Eso es triste no crees.

  7. la izquierda que escribia en EL NACIONAL acabo siendo una tarifada y bozal de arepa muy vulgar y el rector que llamo a ciertas generaciones bobas resulto un asesino que abusaba sexualmente de sus pacientes
    parte del hecho de crecer y madurar es descubrir que los heroes no eran tales sino corrientisimos y molientisimos seres humanos con fallas morales enormes !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s