Racismos

“el racismo es una enfermedad, del espirítu, del cuerpo, el alma y la mente”. La danza de los esqueletos. Desorden Público.

Me ha pasado dos veces. Tiempo atrás me encontré dándome unos besos con una chica encantadora con la que hubo muy buena vibra desde el principio. Nos conocimos en un momento en el que sin duda ambos nos necesitabamos. Lo cierto es que a aquellos besos siguieron llantos y confesiones de la chica de que su familia era “algo” racista como si se pudiera ser a medias. La chica en cuestión dijo entre otras cosas que no andaba con ganas de mantener nuevamente una relación a escondidas, y bueno supongo que aunque había buena vibra tampoco era la suficiente como para ir más allá. Después me volvió a pasar con otra chica. Creía yo que le había caído bien a su familia, de hecho según la chica en cuestión les habia encantado mi manera de comer en la mesa, como comportaba…eso duró hasta que se dieron cuenta que me interesaba para algo más que una amiga, desde entonces mis cualidades desaparecieron y empecé a ser “el negrito”.Y no precisamente dicho en forma cariñosa y es que la posible suegra hasta reconocia que ella ni veía “películas de negros”.Afortunadamente la chica estaba mucho más enamorada.

No sé porque no había exorcizado estas historias antes por aquí, dónde lo escribo todo.

Anuncios

30 comentarios en “Racismos

  1. Ay Rodo, hasta yo he sentido eso, pero acá en la ciudad rosada. ¿El peor piropo? “Pero esta india que linda estas, hasta no parece latina”.

    ¿La frase racista dedicada? “¿Y no piensas regresar a tu país?”

    El comentario endoracista masculino. “La latinas solo son medio p…”.

    La predicción apocaliptica racista. “Este país se acaba cuando los latinos sean mayoría.”

    Esa mierda está en todos lados.

    Son nuestros miedos…

  2. Ay Rodo, hasta yo he sentido eso, pero acá en la ciudad rosada. ¿El peor piropo? “Pero esta india que linda estas, hasta no parece latina”.¿La frase racista dedicada? “¿Y no piensas regresar a tu país?”El comentario endoracista masculino. “La latinas solo son medio p…”.La predicción apocaliptica racista. “Este país se acaba cuando los latinos sean mayoría.”Esa mierda está en todos lados.Son nuestros miedos…

  3. Ay Rodo, hasta yo he sentido eso, pero acá en la ciudad rosada. ¿El peor piropo? “Pero esta india que linda estas, hasta no parece latina”.

    ¿La frase racista dedicada? “¿Y no piensas regresar a tu país?”

    El comentario endoracista masculino. “La latinas solo son medio p…”.

    La predicción apocaliptica racista. “Este país se acaba cuando los latinos sean mayoría.”

    Esa mierda está en todos lados.

    Son nuestros miedos…

  4. Bueno… de esas cosas se sacan muchas anedas, como la de Yta y la tuya, pero, en pocas palabras, toda aversión a un grupo social se debe, en primer lugar por “el miedo al otro”.

    Así, se le endilga al otro grupo, al “diferente” todo lo que se cnsidera malo. Con el fin último de hacerlo “malo” ante la opinión pública. Esto es válido para los casos de sexismo tanto como para los de xenofobia o los de racismo o los de exclusión religiosa. Los alemanes en la segunda guerra mundial atacaban a los judíos porque Hitler logró convencer a mucha gente de que eran los judíos quienes habían acabado con la economía de la entonces nada boyante Alemania hiperdevaluada. Y, no sólo eso, sino que los judíos lo habían hecho con un fin malévolo: destruir la esencia alemana. Pocas palabras para resumir muy groseramente y bastante a la ligera algo que, si me disculpan muchos, bien podría merecer unos cuantos debates y ensayos. Pero así funcionan los discursos excluyentes.

    Visto así, el que seas “negrito” te descalificaba en la familia de ambas chicas porque, paar el coco de ambas familias, eras ese “otro” al que se le tiene miedo porque viene “de afuera” a “inmiscuirse” o “entrometerse” y listo, les puedes arruinar la vida a ellos y sus hijas. Por eso te descalifican en función de ladiferencia más visible: el color de tu piel. Me apuesto el blanco pellejo que me recubre a que la familia de ambas estaba conformada por gente de colores tirando a los blancos, no? “Negritos” como tú, seguro, no habían, no?

    Además, te voy a proponer algo mejor aún: por qué no nos terminas de contar qué pasó con la segunda chica? Hablas en pretérito y no sabemos si terminó contigo porque tenías las ideas alborotadas o las manos muy grandes… o si al final la familia pudo más que ella! Ya que estás de “exorcizamientos”, exorciza la historia completa! 😀

    Yo sí soy faramayera, ah? Jajajajajaja…

    Un abrazote y, tranquilo, después de Benetton, el mundo es distinto…

  5. Bueno… de esas cosas se sacan muchas anedas, como la de Yta y la tuya, pero, en pocas palabras, toda aversión a un grupo social se debe, en primer lugar por “el miedo al otro”. Así, se le endilga al otro grupo, al “diferente” todo lo que se cnsidera malo. Con el fin último de hacerlo “malo” ante la opinión pública. Esto es válido para los casos de sexismo tanto como para los de xenofobia o los de racismo o los de exclusión religiosa. Los alemanes en la segunda guerra mundial atacaban a los judíos porque Hitler logró convencer a mucha gente de que eran los judíos quienes habían acabado con la economía de la entonces nada boyante Alemania hiperdevaluada. Y, no sólo eso, sino que los judíos lo habían hecho con un fin malévolo: destruir la esencia alemana. Pocas palabras para resumir muy groseramente y bastante a la ligera algo que, si me disculpan muchos, bien podría merecer unos cuantos debates y ensayos. Pero así funcionan los discursos excluyentes.Visto así, el que seas “negrito” te descalificaba en la familia de ambas chicas porque, paar el coco de ambas familias, eras ese “otro” al que se le tiene miedo porque viene “de afuera” a “inmiscuirse” o “entrometerse” y listo, les puedes arruinar la vida a ellos y sus hijas. Por eso te descalifican en función de ladiferencia más visible: el color de tu piel. Me apuesto el blanco pellejo que me recubre a que la familia de ambas estaba conformada por gente de colores tirando a los blancos, no? “Negritos” como tú, seguro, no habían, no?Además, te voy a proponer algo mejor aún: por qué no nos terminas de contar qué pasó con la segunda chica? Hablas en pretérito y no sabemos si terminó contigo porque tenías las ideas alborotadas o las manos muy grandes… o si al final la familia pudo más que ella! Ya que estás de “exorcizamientos”, exorciza la historia completa! 😀 Yo sí soy faramayera, ah? Jajajajajaja… Un abrazote y, tranquilo, después de Benetton, el mundo es distinto…

  6. Bueno… de esas cosas se sacan muchas anedas, como la de Yta y la tuya, pero, en pocas palabras, toda aversión a un grupo social se debe, en primer lugar por “el miedo al otro”.

    Así, se le endilga al otro grupo, al “diferente” todo lo que se cnsidera malo. Con el fin último de hacerlo “malo” ante la opinión pública. Esto es válido para los casos de sexismo tanto como para los de xenofobia o los de racismo o los de exclusión religiosa. Los alemanes en la segunda guerra mundial atacaban a los judíos porque Hitler logró convencer a mucha gente de que eran los judíos quienes habían acabado con la economía de la entonces nada boyante Alemania hiperdevaluada. Y, no sólo eso, sino que los judíos lo habían hecho con un fin malévolo: destruir la esencia alemana. Pocas palabras para resumir muy groseramente y bastante a la ligera algo que, si me disculpan muchos, bien podría merecer unos cuantos debates y ensayos. Pero así funcionan los discursos excluyentes.

    Visto así, el que seas “negrito” te descalificaba en la familia de ambas chicas porque, paar el coco de ambas familias, eras ese “otro” al que se le tiene miedo porque viene “de afuera” a “inmiscuirse” o “entrometerse” y listo, les puedes arruinar la vida a ellos y sus hijas. Por eso te descalifican en función de ladiferencia más visible: el color de tu piel. Me apuesto el blanco pellejo que me recubre a que la familia de ambas estaba conformada por gente de colores tirando a los blancos, no? “Negritos” como tú, seguro, no habían, no?

    Además, te voy a proponer algo mejor aún: por qué no nos terminas de contar qué pasó con la segunda chica? Hablas en pretérito y no sabemos si terminó contigo porque tenías las ideas alborotadas o las manos muy grandes… o si al final la familia pudo más que ella! Ya que estás de “exorcizamientos”, exorciza la historia completa! 😀

    Yo sí soy faramayera, ah? Jajajajajaja…

    Un abrazote y, tranquilo, después de Benetton, el mundo es distinto…

  7. De esas historias de racismos,exclusión, segregación o discriminación todos tenemos al menos una anécdota. Fíjate que yo, que soy medio tostadita, soy para mis familiares andinos la “negra” de la casa, para muchos en tono cariñoso pero para otros, en algo que raya ya en lo despectivo.

    Un día presencié una conducta racista en el lobby de espera de la compañía telefónica más importante del país que me marcó. Allí mismo donde se entregan los curricula. Las bellas y bellos (blancos) recibían como recompensa una sonrisa perfecta de las anfitrionas. De pronto llegó un señor morenazo, con su casco en la mano, y tuvo que decir al menos “buenos días” unas cinco veces y nunca se lo respondieron. Lo atendieron con un seco ¿Qué quiere? y le lanzaron una planilla. Le negaron el bolígrafo que antes habían facilitado sin problemas a las parrandas de bellos. Y cuando se disponía a sentarse en una de las cómodas sillas de la recepción, lo despacharon con un “allí no puede sentarse para llenar eso”. El señor, educado hasta lo último, tomó su casco y se fue cabizbajo pero con la sonrisa en su lugar. Y la tipa de la recepción se comunicó con los de seguridad para decirles “mosca con el negro ese que va saliendo”.

    Te juro que tal situación me entristeció de una forma gigantesca. Sentí pena ajena al pensar que esas sabrosas diferencias se usen como excusa para humillar. Porque en esta sociedad de la “belleza” en la que a alguien se le ocurrió promovernos como bellos, altos, pelo liso, blancos o claros y perfectos, no se perdona la diferencia que se salga del patrón. De ese y de muchos otros patrones que son la excusa para discriminar.

    Un abrazo Rodo! Excelente post para pensar

  8. De esas historias de racismos,exclusión, segregación o discriminación todos tenemos al menos una anécdota. Fíjate que yo, que soy medio tostadita, soy para mis familiares andinos la “negra” de la casa, para muchos en tono cariñoso pero para otros, en algo que raya ya en lo despectivo.Un día presencié una conducta racista en el lobby de espera de la compañía telefónica más importante del país que me marcó. Allí mismo donde se entregan los curricula. Las bellas y bellos (blancos) recibían como recompensa una sonrisa perfecta de las anfitrionas. De pronto llegó un señor morenazo, con su casco en la mano, y tuvo que decir al menos “buenos días” unas cinco veces y nunca se lo respondieron. Lo atendieron con un seco ¿Qué quiere? y le lanzaron una planilla. Le negaron el bolígrafo que antes habían facilitado sin problemas a las parrandas de bellos. Y cuando se disponía a sentarse en una de las cómodas sillas de la recepción, lo despacharon con un “allí no puede sentarse para llenar eso”. El señor, educado hasta lo último, tomó su casco y se fue cabizbajo pero con la sonrisa en su lugar. Y la tipa de la recepción se comunicó con los de seguridad para decirles “mosca con el negro ese que va saliendo”.Te juro que tal situación me entristeció de una forma gigantesca. Sentí pena ajena al pensar que esas sabrosas diferencias se usen como excusa para humillar. Porque en esta sociedad de la “belleza” en la que a alguien se le ocurrió promovernos como bellos, altos, pelo liso, blancos o claros y perfectos, no se perdona la diferencia que se salga del patrón. De ese y de muchos otros patrones que son la excusa para discriminar.Un abrazo Rodo! Excelente post para pensar

  9. De esas historias de racismos,exclusión, segregación o discriminación todos tenemos al menos una anécdota. Fíjate que yo, que soy medio tostadita, soy para mis familiares andinos la “negra” de la casa, para muchos en tono cariñoso pero para otros, en algo que raya ya en lo despectivo.

    Un día presencié una conducta racista en el lobby de espera de la compañía telefónica más importante del país que me marcó. Allí mismo donde se entregan los curricula. Las bellas y bellos (blancos) recibían como recompensa una sonrisa perfecta de las anfitrionas. De pronto llegó un señor morenazo, con su casco en la mano, y tuvo que decir al menos “buenos días” unas cinco veces y nunca se lo respondieron. Lo atendieron con un seco ¿Qué quiere? y le lanzaron una planilla. Le negaron el bolígrafo que antes habían facilitado sin problemas a las parrandas de bellos. Y cuando se disponía a sentarse en una de las cómodas sillas de la recepción, lo despacharon con un “allí no puede sentarse para llenar eso”. El señor, educado hasta lo último, tomó su casco y se fue cabizbajo pero con la sonrisa en su lugar. Y la tipa de la recepción se comunicó con los de seguridad para decirles “mosca con el negro ese que va saliendo”.

    Te juro que tal situación me entristeció de una forma gigantesca. Sentí pena ajena al pensar que esas sabrosas diferencias se usen como excusa para humillar. Porque en esta sociedad de la “belleza” en la que a alguien se le ocurrió promovernos como bellos, altos, pelo liso, blancos o claros y perfectos, no se perdona la diferencia que se salga del patrón. De ese y de muchos otros patrones que son la excusa para discriminar.

    Un abrazo Rodo! Excelente post para pensar

  10. Y se me olvidó decirte, Rodo, que estoy de aniversario bloguero y que hay como un detallito especial para todos los que me han acompañado estos meses

  11. Y se me olvidó decirte, Rodo, que estoy de aniversario bloguero y que hay como un detallito especial para todos los que me han acompañado estos meses

  12. Y se me olvidó decirte, Rodo, que estoy de aniversario bloguero y que hay como un detallito especial para todos los que me han acompañado estos meses

  13. Bah! Debo confesar que a mi parecer cualquier excusa que te den para no estar contigo no son más que eso… ¡excusas! El que salta el charco quiere ir al otro lado, el que quiere besar busca la boca. Cualquier razón, pienso, con la que traten de justificar que no “pueden” echar pa lante sólo significa que el sentimiento no es suficiente. Si no quieren, no quieren… lo demás es paja para no decir que no. Así que no le pares… ¡siguente!

  14. Bah! Debo confesar que a mi parecer cualquier excusa que te den para no estar contigo no son más que eso… ¡excusas! El que salta el charco quiere ir al otro lado, el que quiere besar busca la boca. Cualquier razón, pienso, con la que traten de justificar que no “pueden” echar pa lante sólo significa que el sentimiento no es suficiente. Si no quieren, no quieren… lo demás es paja para no decir que no. Así que no le pares… ¡siguente!

  15. Bah! Debo confesar que a mi parecer cualquier excusa que te den para no estar contigo no son más que eso… ¡excusas! El que salta el charco quiere ir al otro lado, el que quiere besar busca la boca. Cualquier razón, pienso, con la que traten de justificar que no “pueden” echar pa lante sólo significa que el sentimiento no es suficiente. Si no quieren, no quieren… lo demás es paja para no decir que no. Así que no le pares… ¡siguente!

  16. Conchale Rodolfo, ¿como hago para colocarle tags a mi blog? Tengo un artículo invitando a una rebelión contra el matriarcado, y no tengo forma como ubicarlo en la blogsfera.

    Es que para hablar paja voy chevere, pero para lo demás soy una torpe del carajo.

    De verdad ayudame

  17. Conchale Rodolfo, ¿como hago para colocarle tags a mi blog? Tengo un artículo invitando a una rebelión contra el matriarcado, y no tengo forma como ubicarlo en la blogsfera.Es que para hablar paja voy chevere, pero para lo demás soy una torpe del carajo.De verdad ayudame

  18. Conchale Rodolfo, ¿como hago para colocarle tags a mi blog? Tengo un artículo invitando a una rebelión contra el matriarcado, y no tengo forma como ubicarlo en la blogsfera.

    Es que para hablar paja voy chevere, pero para lo demás soy una torpe del carajo.

    De verdad ayudame

  19. Todo lo que podría decir aquí sobre el racismo, me parece una obviedad y es gastar palabras en algo que me temo no se ha abordado desde donde se debería. Pero en todo caso, te mandé un texto de Indira Páez que me parece interesante no sólo en cuanto a redacción sino por el tema en cuestión.

    😉

    (Que bueno es tenerlo de regreso)

  20. Todo lo que podría decir aquí sobre el racismo, me parece una obviedad y es gastar palabras en algo que me temo no se ha abordado desde donde se debería. Pero en todo caso, te mandé un texto de Indira Páez que me parece interesante no sólo en cuanto a redacción sino por el tema en cuestión. <>😉<>(Que bueno es tenerlo de regreso)

  21. Todo lo que podría decir aquí sobre el racismo, me parece una obviedad y es gastar palabras en algo que me temo no se ha abordado desde donde se debería. Pero en todo caso, te mandé un texto de Indira Páez que me parece interesante no sólo en cuanto a redacción sino por el tema en cuestión.

    😉

    (Que bueno es tenerlo de regreso)

  22. he leído lo que escribiste vos y las chicas
    Sólo puedo agregar algo:

    A la mierda. A mandarlos a comer un poquito de mierda.

    El racismo será muy difícil de desmontar social, cultural y políticamente. Pero desde nuestro ejercicio diario de no tolerar esa exclusión, se puede hacer algo.

    A mandarlos a comer un cerrito de pupú.

  23. he leído lo que escribiste vos y las chicasSólo puedo agregar algo:A la mierda. A mandarlos a comer un poquito de mierda.El racismo será muy difícil de desmontar social, cultural y políticamente. Pero desde nuestro ejercicio diario de no tolerar esa exclusión, se puede hacer algo.A mandarlos a comer un cerrito de pupú.

  24. he leído lo que escribiste vos y las chicas
    Sólo puedo agregar algo:

    A la mierda. A mandarlos a comer un poquito de mierda.

    El racismo será muy difícil de desmontar social, cultural y políticamente. Pero desde nuestro ejercicio diario de no tolerar esa exclusión, se puede hacer algo.

    A mandarlos a comer un cerrito de pupú.

  25. Ay rodolfito fito.
    Yo también viví eso. Aunque mi mamá es morena y mi papá era italiano… mi familia es medio racista.. y yo no puedo ver un colorcito porq corro tras el! jaja
    Y una vez salí con mi morenito..me lo miraron feo en una disco de Caracas.. y le hice un maleficio a esa disco, tanto que la cerraron! jajaja

  26. Ay rodolfito fito.Yo también viví eso. Aunque mi mamá es morena y mi papá era italiano… mi familia es medio racista.. y yo no puedo ver un colorcito porq corro tras el! jajaY una vez salí con mi morenito..me lo miraron feo en una disco de Caracas.. y le hice un maleficio a esa disco, tanto que la cerraron! jajaja

  27. Ay rodolfito fito.
    Yo también viví eso. Aunque mi mamá es morena y mi papá era italiano… mi familia es medio racista.. y yo no puedo ver un colorcito porq corro tras el! jaja
    Y una vez salí con mi morenito..me lo miraron feo en una disco de Caracas.. y le hice un maleficio a esa disco, tanto que la cerraron! jajaja

  28. Hola Rodolfo. Soy de raza negra y de esas historias tengo un montón. De hecho, siento que he sido tratado mejor en Texas que en Caracas en sitios similares, porque el gringo cuando es racista no se anda con preámbulos mientras que el caraqueño que lo es,lo disimula mientras puede. Hay como una especie de miedo a ser tildado de racista, quizas por estar claros de que se trata de una enfermedad del alma. Pero no todos piensan asi. Tengo un matrimonio multirracial que ya cumplió 16 años y también amigas que no dudarían en casarse conmigo, con o sin el consentimiento de sus madres, padres, representantes o responsables. ¡Saludos!

  29. Hola Rodolfo. Soy de raza negra y de esas historias tengo un montón. De hecho, siento que he sido tratado mejor en Texas que en Caracas en sitios similares, porque el gringo cuando es racista no se anda con preámbulos mientras que el caraqueño que lo es,lo disimula mientras puede. Hay como una especie de miedo a ser tildado de racista, quizas por estar claros de que se trata de una enfermedad del alma. Pero no todos piensan asi. Tengo un matrimonio multirracial que ya cumplió 16 años y también amigas que no dudarían en casarse conmigo, con o sin el consentimiento de sus madres, padres, representantes o responsables. ¡Saludos!

  30. Hola Rodolfo. Soy de raza negra y de esas historias tengo un montón. De hecho, siento que he sido tratado mejor en Texas que en Caracas en sitios similares, porque el gringo cuando es racista no se anda con preámbulos mientras que el caraqueño que lo es,lo disimula mientras puede. Hay como una especie de miedo a ser tildado de racista, quizas por estar claros de que se trata de una enfermedad del alma. Pero no todos piensan asi. Tengo un matrimonio multirracial que ya cumplió 16 años y también amigas que no dudarían en casarse conmigo, con o sin el consentimiento de sus madres, padres, representantes o responsables. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s